DISCURSO DE CLAUSURA DE D. JEAN-FRANÇOIS CORTÉ, PRESIDENTE DEL I CONGRESO MUNDIAL SOBRE LA CONSERVACIÓN Y EL RECICLADO DE PAVIMENTOS

Esta primera edición del I Congreso Mundial sobre la Conservación y el Reciclado de Pavimentos, nos permitió crear el escenario, confirmando:

1) El verdadero interés internacional de conservar nuestras redes viales es compartido en todo el mundo. Obtuvimos información por parte de África, América, Asia, Australia y Europa.

2) La convergencia de opiniones en cuanto a la necesidad de actuar.

3) La adopción de numerosas iniciativas por las entidades responsables de las carreteras y la industria vial respecto a nuevos materiales, gestión del patrimonio, financiación, contratación, etc. El intercambio de experiencias y la evaluación comparativa, que constituyen el objetivo de este evento, representan un valor excepcional.

El PPRS2015 no debería constituir un evento único. Debemos sacar provecho de esta inversión de manera colectiva. Desde luego, corresponderá a las diferentes organizaciones que posibilitaron dicho evento definir su implicación respectiva respecto a las acciones futuras. Pero estoy convencido de que pronto volveremos a oír hablar del PPRS.

A mi parecer, habría importantes ventajas si se estableciera una acción continua y no sólo se repitiera un gran evento cada cuatro años, sino más bien un seguimiento de la evolución en varios problemas específicos. Si tuviera que elegir uno, sería el de la comunicación.

En esta sala, todos están convencidos de que es necesario conservar el sistema de transporte por carretera con el fin de garantizar un desarrollo sostenible. Pero tenemos que convencer al público en general, así como a los medios de comunicación y a los políticos. No se trata de manifestarse a favor de un lobby de la carretera sino, más bien, en beneficio de nuestras comunidades y economías. Nuestra capacidad de comunicar tiene una repercusión directa sobre la toma de decisiones, no sólo en términos de asignación de presupuesto, sino también en lo que se refiere a la aprobación de regímenes de financiación y la aceptación de proyectos nuevos o de rehabilitación.

Tal como subrayó esta mañana uno de nuestros participantes procedente de Sudáfrica, Alek van Niekirk: la cuestión del transporte debe convertirse en cuestión social.

A modo de ejemplo, el ahorro diario de una hora pasada en la carretera no sólo implica el ahorro de unos pocos euros para el conductor, sino también una hora más para disfrutar de su familia, sus hijos o para aprovechar un descanso nocturno más largo. Es una ventaja para el individuo y, asimismo, una verdadera ventaja para toda la familia.

Debemos reconsiderar nuestra forma de comunicar.

Quisiera compartir con vosotros otra opinión personal. La tendencia natural consiste en prestar mayor atención en las calles principales, autovías y autopistas. Deberíamos conceder más prioridad a los caminos locales. Ahí es donde el volumen de trabajos pendientes resulta lo más importante. Recordad los ejemplos de los periódicos expuestos durante mi discurso de apertura. Los caminos locales atañen a todos, no sólo a los automovilistas sino también a los peatones, los ciclistas, los usuarios del transporte público; cada día, cada uno de nosotros experimenta las deficiencias en el mantenimiento de las carreteras.